birchleaves7

Él te manda flores cada primavera. Él te manda un amanecer cada mañana. Cada vez que tú quieres hablar él te escucha. Él puede vivir en cualquier parte del universo, pero él escogió tu corazón. Dios no te prometió días sin dolor, risa sin tristeza, sol sin lluvia, pero él sí prometió fuerzas para cada día, consuelo para las lágrimas y luz para el camino.

Fuente: Gracias a la soledad