three ears of wheat

De crucial importancia es que la cruz de Jesucristo sea el centro de nuestros corazones: central en nuestro llamado y central en nuestra misión. El cordero de Dios en la cruz permanece delante del trono de Dios. La cruz es el centro del universo. Debemos experimentar su significado en su altura, profundidad y amplitud como una revelación mística a través del Espíritu Santo. No basta creerlo; debemos pedirle a Dios que nos permita experimentarla de una manera viva.

Fuente: Discipleship