pussywillow

No somos seres aislados. Somos partes de un todo íntegro, la raza humana. La humanidad está desgarrada por un sufrimiento en que todos tienen su parte. Es uno solo el grito que se le desprende. La humanidad está añorando el día cuando será una. Ese día una gran catástrofe enterrará todo cuanto divide, y amanecerá un día nuevo de la creación, trayendo la alegría del Paraíso para reemplazar el dolor del mundo entero.

Fuente: La revolución de Dios