green elm leaves

A veces es más fácil para los seguidores de Dios morir como mártires que dar diariamente testimonio vivo de sus sacrificios. Sólo experimentamos la muerte física una vez, pero si somos fieles seguidores de Dios debemos morir a diario. El maestro necesita mártires vivos que se ofrezcan para la salvación de los otros. Todos aquellos que están dispuestos a dar sus vidas fielmente a Dios – sea en muerte física o en el diario servicio a los demás, – vivirán con Dios por siempre en la plenitud de gozo.

Fuente: Enseñanzas del maestro