bfly5

Se nos manda vestirnos de Cristo, y pensamos en Él, en su vida privada, su trabajo, su vida pública, sus enseñanzas y su vida de sufrimiento; pero no pensamos lo suficiente en su vida cuando niño, cuando bebé, en lo indefenso que estaba, en su impotencia. Nosotros también tenemos que contentarnos con ese estado, con nuestra condición de no poder hacer nada, de no lograr nada.

Fuente: En busca de paz