Shells

Sin ser perdonados, sin ser liberados de las consecuencias de nuestras acciones, nuestra capacidad de actuar quedaría reducida, por así decirlo, a un solo acto del cual nunca podremos recuperarnos, y de cuyas consecuencias quedaremos víctimas para siempre, semejante al aprendiz de brujo que no tenía la fórmula mágica para romper el hechizo.

Fuente: Setenta veces siete