granite pebble

Recordad que el corazón, no la cabeza, es el templo de Dios. Las ideas espirituales y religiosas son cuestión del corazón, no de la cabeza. Si nuestros corazones están llenos de la presencia de Dios, nuestras mentes encontrarán también la iluminación. Nuestros ojos físicos son inútiles, a menos que la luz del día lo cubra todo a nuestro alrededor. Similarmente, nuestras mentes y los ojos de nuestra comprensión no nos sirven para nada sin la espiritual luz de la verdad. La sabiduría y la comprensión de la mente pueden fácilmente tornarse instrumentos del mal si no son controladas por la luz de la verdad espiritual.

Fuente: Enseñanzas del maestro