feathers

¡Todo depende de estar listos! ¡Estemos listos! Nuestra espera de la venida de Dios será signo de que estamos preparados. Significa extender las manos hacia Él para ser crucificado con Él. Significa ponernos de rodillas, listos para ser humillados con Él. Significa entregar todo dominio sobre nosotros mismos para que Él solo se haga cargo de nosotros. Tanto más en estos días de ira y de juicio hace falta que el corazón de Cristo arda en el mundo y en la historia. Fue con este fin que se mandó a la Iglesia en el mundo: en medio del creciente pánico, en medio de las olas de sangre derramada, debe la Iglesia presentar el pecho a esta marea y llevar el estandarte del amor para socorrer a los que se ahogan en fría cólera.

Fuente: La revolución de Dios