wild rose seedling

Quienes conocen al Señor nunca están solos. Los momentos solitarios son oportunidades para conocerlo más profundamente. Con el fin de librarnos y alcanzar un nuevo nivel de ser; hay que vencer toda autocompasión. Hay que cosiderar nuestro egocentrismo como el enemigo que realmente es. Dios no puede entrar en un corazón egocéntrico. 

Fuente: So Who's Afraid of Birthdays