honeyBee3

Para los indígenas, las realidades materiales y espirituales son lo mismo. Es la reflexión sobre el Reino de Dios lo que nos permite aproximarnos a la fe de las comunidades indígenas, porque el Reino de Dios implica el establecimiento de una nueva sociedad en la justicia y la verdad. No puede vivir el Reino sin una experiencia de filiación y de fraternidad que debe construirse contra la injusticia, en la experiencia de una justicia comunitaria. El anuncio del Reino de Dios nos permite ver que no hay dualidad, que no hay una esfera celeste separada del mundo terrestre; hay una realidad consistente en la que las cosas terrenas tienen una dimensión espiritual; una realidad unitaria. Lo que nos lleva a pensar que el establecimiento del Reino de Dios implica una acción en la historia para instaurar la justicia y la fraternidad.

Fuente: Cómo me convirtieron los indígenas