blue feather

Ay de nosotros si procedemos correctamente, y sin amor. Ay de nosotros si decimos lo que corresponde, pero sin amor. Más valdría no decir nada. No le digas nunca a alguien una verdad desagradable a menos que el Santo Espíritu te haya dado la aseguranza de que amas a esta persona de todo corazón, y estés autorizado para decirla. Ay de cualquiera que amoneste hermanos o hermanas y no tenga en su corazón amor por ellos. Es un asesino. Porque la verdad sin amor mata, y el amor sin verdad miente.

Fuente: La revolución de Dios