rasberry3

Cuando hombres y mujeres se juntan voluntariamente para renunciar a todo egoísmo, aislamiento o privilegio, su alianza es señal de la unidad entre toda la gente, unidad que encontramos en el amor de Dios y en el poder de su Reino venidero. La fuente del anhelo por este Reino de paz para todo el mundo es Dios; de Él emana el espíritu de solidaridad fraternal.

Fuente: Porque vivimos en comunidad