Three Acorns

Creo que es un gran error presentar el cristianismo como algo encantador y popular, sin que tenga nada que ofenda…No debemos pasar por alto el hecho de que Jesús, el manso y bondadoso, era tan inflexible en sus opiniones y tan inflamatorio en su lenguaje que lo echaron de la iglesia, lo apedrearon, lo persiguieron de un sitio a otro y, finalmente, lo llevaron al patíbulo por agitador, por ser peligroso para la sociedad. Fuese lo que fuese su paz, no era la paz de una amable indiferencia.

Fuente: En busca de paz