peacock feather

El mandamiento nuevo de Jesús exige interpretar la dirección de Dios en el actuar cotidiano con todo nuestro ser: Amar al prójimo, servirle, curarlo, aunque esto signifique romper con las tradiciones o leyes. Ceder ante él en lugar de ofenderlo o alejarlo de Dios. Cualquier cosa que hagamos, no debemos ser un obstáculo en su camino para con Dios. El bienestar físico de nuestro prójimo es tan importante como su vida espiritual; la curación del cuerpo y la curación del alma están unidas en la misma operación. La revolución de Cristo es todo o nada.

Fuente: Jesus and the Nonviolent Revolution