Circassian Walnuts

Si carecemos de un ideal que nos sirve de modelo para fortalecer el carácter, seremos presa fácil de nuestras inclinaciones sociales, a saber, del miedo a que nos conozcan tal como somos, de la ambición, del ansia de que nos admiren, y de todos los demás instintos gregarios. La sociedad despersonalizada, el continuo traslado de gentes, la organización centralizada, la capacidad expresiva y el poder sugestivo de la opinión pública—todo esto está aumentando. Mientras tanto, disminuye la atención que se presta a la vida interior. El individuo, pues, está condenado a desaparecer, por más que se proclame el individualismo.

Fuente: En peligro