yellow straw stars

El adviento debía de llamarnos la atención para descubrir en cada hermano que saludamos, en cada amigo al que le damos la mano, en cada mendigo que me pide pan, en cada obrero que quiere usar el derecho de organización en un sindicato, en cada campesino que va buscando trabajo en los cafetales, el rostro de Cristo. No sería capaz de robarle, de engañarle, de negarle sus derechos. Es Cristo,y todo lo que haga con élCristo lo tomará como hecho a él. Éste es el adviento: Cristo que vive entre nosotros.

Fuente: La violencia del amor