red straw star with juniper

La celebración del Adviento sólo es posible para quienes están turbados de alma, quienes se conocen pobres e imperfectos, quienes esperan algo más grande por venir. Para estos, basta esperar con temor humilde hasta que el Divino mismo descienda con nosotros, el niño Dios en el pesebre. Dios llega. El Señor Jesús llega. La navidad llega. ¡Cristianos, regocíjense!

Fuente: Christmas Sermons