straw stars and juniper

Soberano del cielo, escucha el balbuceo,
y que nuestros pobres cantos te plazcan,
mientras Sión con salmos te ensalza.
Oye las exultantes alabanzas de nuestro corazón,
con las que te mostramos nuestra devoción,
pues nuestra ventura está segura.

¡Postraos agradecidos,
postraos con alabanzas
ante el trono de gracia del Altísimo!
El Hijo de Dios
será de la Tierra
Salvador y Redentor.
El Hijo de Dios
ahoga de los enemigos la rabia y el furor.

Fuente: Weihnachts-Oratorium