straw star and hemlock

Desde el principio, los narradores de la historia de la Navidad se han perturbado por lo del establo y el pesebre estando a un lado de la posada. Ahí nos encontramos a nosotros mismos: no junto a los pastores cuya pobreza y sencillez nos falta; tampoco junto a los Magos cuya vigilancia y decisión también nos falta. Somos más bien, huéspedes en la posada. Dormimos, seguimos nuestros propios planes y sueños. ¿Podremos ser despertados por las buenas nuevas del ángel? Ésa es la cuestión.

Fuente: del prólogo de la obra de teatro El final de la noche