stars and white pine

El niño que nosotros buscamos no necesita nuestro oro. Él construirá su reino exclusivamente con amor. Su mano agujereada no sostendrá ningún cetro. Su aureolada cabeza no llevará ninguna corona. Su poder no se construirá con luchas. Más rápido que la luz, caminará pronto entre nosotros. Él nos traerá nueva vida, y nos recibirá en nuestra muerte, y las llaves a su ciudad pertenecerán a los pobres.

Fuente: Amahl y los visitantes de la noche