Bumblebee

Si pones atención, siempre podrás encontrar señales de la obra de Dios. Dios siempre mueve, tanto en nuestro corazón como entre aquellos más cerca de nosotros. Pero si te ocupas demasiado con tu trabajo, no podrás ver lo que Dios está tratando de lograr, así como muchos no vieron la obra de Dios en el Salvador. Así que mantén tus ojos y orejas en alerta; y tan pronto como percibas algo de la obra de Dios, deja que te afecte. Si te enfocas solamente en el sinfín de necesidad y sufrimiento alrededor tuyo, pronto te encontrarás gimiendo y lamentando igual que los Israelitas en el desierto. Recuerda que Dios, «por su gran misericordia, nos ha hecho nacer de nuevo mediante la resurrección de Jesucristo». Esto es el acontecimiento más importante que jamás ha pasado—la resurrección—y el resultado es la esperanza viva dentro de nuestro corazón. Con esta esperanza, todo se ve diferente y podemos proclamar la obra de Dios con confianza.

Fuente: Everyone Belongs to God