pickle spice

El renacimiento del cual habló Jesús al varón que vino a verlo de noche significaba arrepentimiento, y arrepentimiento significa traumática convulsión. De este renacimiento salimos exonerados de todos nuestros pecados, redimidos porque Jesús, el Crucificado y el Resucitado ha perdonado y superado nuestros pecados. La convulsión que trae el arrepentimiento empieza cuando revolucionamos nuestra vida moral. Mientras no abandonemos cada aspecto del mal, no habrá verdadero cambio, ni verdadero arrepentimiento. Mientras pequemos, seguiremos esclavos del pecado. Si estamos nacidos de Dios, no pecaremos.

Fuente: La revolución de Dios