Wood Shavings

Si los niños viven con crítica, aprenden a condenar. Si los niños viven con hostilidad, aprenden a pelear. Si los niños viven con el ridículo, aprenden a ser tímidos. Si los niños viven con vergüenza, aprenden a sentirse culpables. Si los niños viven con estímulo, aprenden a tener confianza. Si los niños viven con tolerancia, aprenden a ser pacientes. Si los niños viven con elogios, aprenden a apreciar. Si los niños viven con aceptación, aprenden a amar. Si los niños viven con aprobación, aprenden a valorarse. Si los niños viven con honestidad, aprenden a ser veraces. Si los niños viven con seguridad, aprenden a tener fe en sí mismos y en los demás. Si los niños viven con amistad, aprenden que el mundo puede ser un lugar amigable.

Fuente: Su nombre es hoy