yellow butterflly

La ciencia y la fe pueden complementarse, siempre y cuando se ponga a Dios primero y la medicina segundo. Nuestra cultura parece inclinarse en invertir el orden al poner toda nuestra confianza solamente en el conocimiento y la tecnología. Por eso estamos perdiendo. Ya que no vemos a los seres humanos como almas hechas a la imagen del Creador, vemos máquinas. Tenemos miedo de enfrentar nuestras frustraciones, incertidumbres y dolores, preferimos poner atención en las funciones fisiológicas. Tratamos de reducir todo, desde el nacimiento hasta la muerte, a una cuestión de balances químicos y biológicos. Si existe una neurosis nacional, quizás es esta: el miedo a la enfermedad y a la muerte. ¿Puede ser realmente esta la voluntad de Dios – el Dios de los evangelios quien trabaja en los débiles y enfermos y quien muestra su fuerza cuando la fuerza humana falla?