tomatos

Los que buscan la felicidad nunca la encuentran. Por ser tan elusivas la dicha y la paz, lo que llamamos felicidad es una ilusión, una quimera que desaparece tan pronto extendemos la mano para asirla. Dios no da la dicha y la paz a quienes las persiguen, sino a aquellos que lo buscan a Él y se empeñan en amar. La dicha y la paz se encuentran viviendo por el amor, y de ninguna otra manera.

Fuente: En busca de paz