two pink sea shells

Cuando Jesús envió a los dos discípulos a buscar un burrito el Domingo de Ramos, no tenían ninguna otra tarea más importante en todo el mundo que ir a buscarlo. Si alguien les hubiera dicho: «Ustedes están destinados para cosas más grandes; cualquiera puede buscar un burro», y ellos no lo hubieran hecho, habrían sido desobedientes. Pero no había nada más importante para ellos en ese momento que buscar a ese burrito para Cristo. Para mí y para cada individuo, deseo que podamos realizar cada tarea, grande o pequeña, con esta obediencia. No hay nada más grande que la obediencia a Cristo.

Fuente: Discipleship