catkins

Necesitamos aprender a hacer la transición de «líbrame de este trago amargo» a «pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya». Ojalá que mientras confrontes la vida con todas sus decisiones—mientras confrontes este trago amargo que inevitablemente confrontarás día con día—ojalá aprendas que hacer la transición desde «este trago» a «pero». Como ves, esto es lo que determina si vas por una vida devotado a una causa eterna, o si vas por la vida dependiendo de tus propias y limitadas respuestas que, ciertamente resultan no ser respuestas. Eso es lo que determina si puedes superar el predicamento egocéntrico para llegar a una devoción a algo más elevado. Eso es lo que Jesús fue capaz de hacer y esta es la lección que él nos presenta hoy.

Fuente: Sermón “Garden of Gethsemane", Dexter Avenue Baptist Church, Montgomery, Alabama, EEUU, 14 de abril de 1957.