bfly1

Escondidas debajo de la superficie de la tierra, las raíces crecen profundas y dan a los árboles la estabilidad de erguirse y ser altos para alcanzar la luz. Los arboles hacen esto por instinto y dedican más energía al desarrollo de las raíces que el desarrollo del tronco y ramas, en las primeras etapas de sus vidas. Solo cuando las raíces se han establecido firmemente, se despliegan las ramas superiores y las hojas. Nosotros también deberíamos atender primero nuestro crecimiento interior antes de hiper-estrofiarnos con adornos y accesorios. Un pequeño retoño está débil y tierno y requiere protección de las bocas hambrientas y los pies que pisan. Ese mismo árbol, muchos años después, puede proveer protección, cobijo y sustento para otros. Nuestros roles cambian también mientras maduramos y crecemos. No importa nuestra etapa de desarrollo, surge fuerza de nuestra propia naturaleza, y no de esfuerzos agitados. Mantente firme en la verdad de quién eres en este momento. Acepta ayuda cuando la necesites, pero no te hagas incapaz y dependiente. Crecer tan grande como puedas para que otros se refugien en ti.

Fuente: The Wisom of Trees