honeyBee3

Al fin y al cabo, lo más grande es vivir, no desparramar tu vida al servicio de un mito—y tendemos a convertir en mitos las mejores cosas. Si consigues librarte de la dominación de «causas» y servir la verdad de Jesucristo, podrás hacer más y te sentirás menos frustrado por los inevitables desengaños; porque lo único que veo por delante es mucha desilusión, frustración y confusión. Nuestra verdadera esperanza no está, pues, en algo que podamos hacer nosotros, sino en Dios quien, de una manera que no podemos ver, lo convierte en algo bueno. Y si hacemos su voluntad, estaremos ayudando en ese proceso. Pero eso no quiere decir que sepamos de antemano lo que significa.

Fuente: En busca de paz