brambleleaves2

La maravilla de los relatos de la resurrección en los Evangelios es que Jesús no tiene ninguna actitud punitiva ni hacia las autoridades ni sus seguidores cobardes; y los mismos seguidores no reclaman ningún tipo de guerra santa contra quienes mataron a su líder. Claramente, algo nuevo ha ocurrido en la historia. Esto no es la trama común y esperada. Jesús sólo respira el perdón.